La iconografía erótica del cristianismo ha generado no pocos debates