Política
José Luis Rodríguez Zapatero en un acto conmemorativo del décimo aniversario de la Ley de Memoria Histórica en León. EFE
José Luis Rodríguez Zapatero en un acto conmemorativo del décimo aniversario de la Ley de Memoria Histórica en León
|
Fuente
:
EFE

Zapatero temía que el PP "derogara la Ley de Memoria Histórica"

El expresidente del Gobierno sostiene, en el décimo aniversario de la Ley, que el grupo popular la "ha respetado, pero no la ha cuidado"

0
Lun, 17 Abr 2017

José Luis Rodríguez Zapatero acudió el pasado domingo a su León natal para conmemorar el décimo aniversario de la Ley de Memoria Histórica. El expresidente del Gobierno ha afirmado que la memoria democrática "es la que otorga el derecho a todos los ciudadanos a conocer su memoria personal, su historia, la de sus ascendientes", por lo que ha pedido al PP que apoye la Ley de Memoria HistóricaZapatero ha participado en este acto frente  a la escultura "Hito de la Memoria", obra del artista Amancio González y erigida en 2008 como homenaje a los republicanos represaliados durante la Guerra Civil en la provincia de León.

El declaraciones a los periodistas, Zapatero ha agradecido la invitación a participar en este acto y ha afirmado que el "Hito de la Memoria", en el municipio de Carrocera, es un monumento de "alto valor simbólico" como "expresión de una ley importante" que se aprobó en su etapa como presidente del Gobierno. "Felicito a todos los que han participado en esta tarea", ha dicho Rodríguez Zapatero, quien ha recalcado que con la Ley de Memoria Histórica se trataba de que "ese derecho a saber" formará parte del "estatus de la ciudadanía democrática".

Ha recordado que el desarrollo de la ley en los cuatro años de vigencia durante su periodo de gobierno permitió identificar 2.800 fosas comunes y a 41.000 personas desaparecidas.
El expresidente ha subrayado que ese proceso "debe seguir" y ha recordado que durante su etapa al frente del Ejecutivo el desarrollo de la ley tuvo un gran impulso gracias a que se concedieron ayudas de 25 millones de euros a las asociaciones para la recuperación de la memoria histórica, de los cuales casi nueve fueron para localizar fosas.

"He vivido situaciones absolutamente emotivas e intensas y de generosidad de muchas personas ya muy mayores que han luchado durante años por saber donde estaban sus padres, sus abuelos, sus tíos, para poder depositar un ramo de flores en el lugar en que reposan", ha apostillado. Ese "era el espíritu de la ley: dar derechos y ayuda a quienes la historia se los había quitado, y además busca una memoria democrática que nos obliga a no exaltar y a no reconocer con calles, monumentos o placas a quienes hicieron del autoritarismo y de la negociación de derechos y libertades su norma de conducta", ha agregado.

El PP y la Ley

Zapatero ha subrayado que la memoria histórica pertenece a los historiadores, pero ha advertido de que la personal de cada ciudadano en democracia "es irrenunciable y es un derecho absoluto". Ha valorado que, aunque el PP se opuso a la ley y la combatió, no la derogó, si bien "en gran medida no la ha apoyado en su aplicación". "Tenía miedo de que el PP la derogara, pero la ha respetado aunque no la ha cuidado", ha insistido.

"Espero y confío en que en esta nueva situación parlamentaria se abran nuevas oportunidades y se aplique alguna reforma para fortalecer más la garantía de los derechos que la ley establece y la exigencia a todas las administraciones de que no puede haber símbolos ni exaltaciones de lo que fue el régimen de la dictadura", ha declarado.  Ha remarcado que "el reconocimiento" a las víctimas "no es generosidad: es justicia", y ha apuntado que "una buena democracia se construye con una buena visión y un buen entendimiento de la justicia".

"Esta ley fue un gran avance, porque no había habido nunca una norma que declarase que fueron ilegítimas todas las condenas que se produjeron por motivos políticos, y que se abriera la vía para que que el Estado apoyara en la identificación de fosas y personas, y para que se estableciera la eliminación de símbolos franquistas", ha insistido. Ha incidido en que permitió obtener la nacionalidad a hijos y nietos de exiliados, casi 400.000.