Series
¿Nuevo grupo de metal escandinavo, o protagonistas de ‘Juego de tronos’ en la playa de Rocadragón? (Fuente: HBO)
¿Nuevo grupo de metal escandinavo, o protagonistas de ‘Juego de tronos’ en la playa de Rocadragón?
|
Fuente
:
HBO

Crítica: ‘Juego de tronos’ 7x04 — Sé un dragón

La paciencia de Daenerys se agota en ‘The spoils of war’, que nos deja la batalla de la temporada

0
Mar, 8 Ago 2017

Esta crítica contiene spoilers del episodio 7x04 de ‘Juego de Tronos’.

“Los señores de Poniente son ovejas. ¿Eres tú una oveja? No, eres un dragón. Sé un dragón”. El consejo que Lady Olenna le dio a Daenerys en el segundo episodio de esta temporada se hace realidad en el cuarto, The spoils of war. La estrategia de Tyrion de acorralar las fuerzas de su hermana y forzar un colapso desde dentro de su posición no funciona. Subestima hasta dónde está dispuesta Cersei a llegar para mantenerse en el trono y, tal vez, también tiene realmente miedo de herir aún más a sus hermanos.

Al mismo tiempo, hasta Jon Nieve aconseja a Daenerys que no lance a sus dragones sobre Desembarco del Rey. Una exhibición indiscriminada de fuerza no es lo que necesita para ganar esta guerra. Como apunta Missandei en otro momento del episodio, los que han viajado desde Essos con ella la siguen porque la han visto en acción, porque saben que puede ser implacable con los injusticias y justa con quienes las sufren. Daenerys no tomó las ciudades esclavistas masacrando a toda su población; “tostó” a los amos. Fue una exhibición de fuerza de dragón, pero controlada.

La solución a todos sus problemas iniciales es involucrarse de lleno, que es lo que hizo en Essos. A eso se refería Olenna al decirle que fuera un dragón. Y lo hace dando al ejército de Cersei donde más duele, en sus líneas de suministro. El oro de Altojardín está en Desembarco del Rey, listo para pagar al Banco de Hierro, pero las provisiones se esfuman. ¿Van los habitantes de la ciudad a comer oro cuando se vean bajo asedio? ¿O cuando las nieves del invierno caigan sobre ellos?

 

No hagáis enfadar a Drogon. No os gustará cuando se enfade. (Fuente: HBO)

Jaime, Bronn y los Tarly caen presas del mismo mal que es tan común en Juego de Tronos; cuando están confiados en sus posibilidades, cuando se sienten bien consigo mismos, es cuando les llega un ataque inesperado que los destroza. Porque no es que los dothraki, con su ataque a lo western, les intimiden, sino que Drogon los deja paralizados. Sí, sus instintos de soldados los mantienen con vida, pero lo justo para ver cómo todo su ejército y sus provisiones acaban a la parrilla. Durante toda la temporada se ha advertido de que Cersei y Daenerys pueden acabar siendo reinas de las cenizas, y esas cenizas aparecen de un modo muy literal en esta batalla.

La lucha no es tan visceral como la batalla de los bastardos, cierto, sino que tiene más aire a, como decíamos antes, las batallas entre el Séptimo de Caballería y los indios de los western, y la aparición de Dany a lomos de su dragón eleva automáticamente el nivel de tensión. Entre el Escorpión de Qyburn (que como no haya incluido veneno en las lanzas, no es tan efectivo como parecía), la posibilidad de que Jaime sea devorado por el fuego de Drogon o que consiga atravesar a Daenerys con la lanza, la brutalidad con la que se emplean los dothraki, la carrera a la desesperada de Bronn por acabar con el dragón… Emocionalmente, hay mucho en juego en ese enfrentamiento, y no sólo porque deja el destino de Jaime en el aire. ¿Se va a cumplir tan pronto la “profecía” de Olenna de que su amor por Cersei será su fin?

La batalla es, de todos modos, el tramo final de un capítulo en el que destacan, por un lado, la tan esperada vuelta de Arya Stark a Invernalia y, por otro, el acercamiento entre Jon y Daenerys. No pocos fans creen que los dos acabarán enamorados de algún modo, y que su hijo será Azor Ahai, el príncipe prometido, pero para eso tiene que mantenerse en secreto el verdadero linaje de Jon, y no parece que vaya a ocurrir.

El hecho de que sea un bastardo se trae a colación de nuevo en esa conversación entre Davos, Jon y Missandei. Se presenta como una discusión de que tanto a él como a Daenerys los sigue su gente porque los ha elegido, pero sabiendo lo que sabemos, y con Bran en Invernalia, es cuestión de tiempo que se destape la verdad. Bran no va a callársela para no herir los sentimientos de Jon.

 

Las hermanas Stark, reunidas al fin. (Fuente: HBO)

De hecho, Bran tiene el don de decir siempre lo que más impacta a sus interlocutores. Puede ser el discurso de “el caos es una escalera” de Meñique le soltó a Varys en la tercera temporada, o la lista de la venganza de Arya, pero este nuevo Cuervo de los Tres Ojos sabe cómo incomodar a todos los que están en su presencia.

Y algo similar ocurre en el reencuentro de Arya y Sansa. No son ya las niñas que se separaron en Desembarco del Rey, y aunque Arya no sea capaz de ver aún que su hermana mayor es bastante más lista de lo que pensaba, Sansa sí se da cuenta de que tiene a una asesina letal en su familia. Una asesina en posesión de la daga con la que un matón de los Lannister intentó asesinar a Bran. Sería un bonito cierre del círculo que Arya la utilizara para matar a Cersei.

Juego de Tronos sigue avanzando sin detenerse, aunque parezca que la trama está tomándose respiros. Daenerys ya ha desplegado todo su poder y, aunque Cersei tenga el dinero, parece estar de vuelta en la posición que obligó a su padre Tywin a llegar a un acuerdo con los Tyrell cuando Joffrey aún era rey.

Y, mientras tanto, los Caminantes Blancos siguen en el horizonte.

Notas al margen

  • Simpático momento entre Daenerys y Missandei hablando sobre las posibilidades de que Gusano Gris regrese sano y salvo de Roca Casterly. “Muchas cosas”.
  • Juego de tronos, de turismo por España. La batalla final del capítulo se rodó en el Parque Natural de los Barruecos, en Cáceres, y se estableció en ella el récord de especialistas en llamas al mismo tiempo, unos veinte.
  • Ver a Bronn manejar el Escorpión de Qyburn recuerda inevitablemente al arranque de El hobbit. La batalla de los tres ejércitos, sólo que ahí Bard utiliza el arco y la flecha de bronce de una estatua de Laketown para acabar con el dragón Smaug.
  • Según David Benioff, en el regreso de Arya a Invernalia se inspiraron un poco en la vuelta de Ulises a casa de la guerra de Troya. A él tampoco lo reconoce nadie al principio.
  • Be a dragon, my friend.

‘Juego de tronos’ está disponible los lunes en HBO España y Movistar+.

 

La mejor información sobre el mundo de las series en Fuera De Series